Carrito de Compras

Secretos del maquillaje profesional

Posteado por Isabella Tumaqui el

 

El rostro es la primera impresión que se ofrece en las relaciones interpersonales, por lo que debes tener sumo cuidado al momento de prepararlo y maquillarlo. Basta un poco de práctica, creatividad y cuidado al detalle.

Lo primero a tomar en cuenta es que, de la calidad de los cosméticos dependerá el acabado y la duración. Mientras menos retoques necesites, podrás mantener una apariencia más natural con un maquillaje profesional.

Correcciones puntuales

Imperfecciones de fondo. Para modificarlas, puedes aplicar corrector o base de un tono más claro que tu piel, en las zonas que generen sombras. Basta con hacer movimientos circulares hasta difuminar casi por completo. Para los granos, trata con el corrector claro o verdoso.

Imperfecciones de forma. Toma en cuenta la forma de tu rostro y de tu nariz. Si tu cutis es ovalado, bastará con aplicar corrector o base un tono más oscuro que tu piel, en los pómulos. Si tiene otra forma, como redondo o cuadrado, se debe aplicar en los bordes externos, para dar una forma ovalada. La nariz se perfila aplicando dos líneas de corrector o base un tono más oscuro que tu piel, a los lados del tabique nasal, y difuminar hasta casi eliminar el producto totalmente.

¡Un toque de color!

Elige una base que sea fluida o suave, libre de aceite, con protector solar, y del mismo tono de la cara externa de tus manos. Aplícala con trazos fluidos y circulares. Si tienes menos de 30 años, no es necesario este paso, a menos que te vayas a maquillar para la noche.

Para sellar, aplica polvos sueltos, con movimientos circulares y fluidos. En los pómulos, si eres blanca, usa tonos más rosa; si eres de piel un poco más oscura, empieza a pensar en terracota; y si eres morena oscura, los tonos dorados te favorecerán sin duda alguna.

Ojos de impacto

Puedes aplicar una base de tono claro en el párpado superior, sin salirte de la zona ocular. Inmediatamente, añade sombra en el párpado móvil, y otro tono un poco más oscuro en el límite entre la parte móvil y la inmóvil. La idea es que los tres colores se difuminen y que, pese a que cada uno se pueda percibir por separado, no se note la línea divisoria entre ellos. Puedes incluso estirar el párpado para que no se acumule polvo o pasta del maquillaje.

Debes tener en cuenta que los tonos oscuros dan sensación de profundidad, mientras que los claros, de amplitud y cercanía. Para delinear, recuerda que es mejor iniciar con un trazo fino y delicado, que abarque toda la forma del ojo y con dirección ascendente. Espera un par de segundos para que seque, y aplica el rímel o máscara de pestañas.

Finalmente, resalta las cejas con sombra marrón oscuro o rímel transparente. Para ello utiliza preferiblemente un pincel con punta diagonal. Rellena delicadamente los espacios vacíos, y dale forma a los arcos.

Toque final

Para maquillar la boca, es preferible que delinees con un creyón del mismo tono que el labial y, en caso de que sea más oscuro, lo difumines hasta que el borde casi no se note. Aplica el producto, preferiblemente con un pincel, pues tendrás mayor precisión. Los colores recomendados son tonos suaves o rojo pasión.

Si eres de piel morena, elige los tonos tierra y dorados, y evita dejar una línea marrón en torno a los labios, pues más bien endurece las facciones y degrada el maquillaje.

Anteriores Post Nuevos Post


0 comentarios

Deja un Comentario

Tu comentario sera revisado. Gracias.